novedades
  • No hay categorías

Islandia-Zafra, un mundo de relaciones formativas y humanas

Participantes en uno de los campamentos organizados por MUNDO en Zafra
Participantes en uno de los campamentos organizados por MUNDO en Zafra

Corría el año 1984 cuando una joven chica islandesa, Margrét Jónsdóttir, se instalaba en Zafra para cursar durante un año los estudios de COU. Acogida en casa de los que ella denomina mis padres españoles, Mari Carmen Rodríguez y Fernando Martínez. Esa estancia a 5.260 kilómetros de su casa de Reikiavik iba a marcar decididamente su vida: me enamoré de la gente y del sitio. Para alguien que viene de un lugar en el que las casas más antiguas datan del siglo XVIII, encontrarse de pronto ante lugares como el Parador de Zafra, en el que mantenemos esta conversación, supuso un auténtico impacto. Tanto que 32 años después Zafra y Extremadura forman parte esencial de su vida y de sus proyectos profesionales.

Hispanista, Cónsul Adjunta de España en Islandia, doctora por la Universidad de Princeton, directora durante muchos años del Departamento de Español de la Universidad de Islandia; Márgret explica que España es el destino turístico número 1 para los islandeses, aunque el de su país todavía es un turismo inmaduro. El número de estudiantes islandeses de español se ha triplicado ­–indica­-, entre otras razones porque es la llave de acceso a 25 países.

En 2011 creó la agencia MUNDO y asegura estar muy contenta porque hago lo que me gusta hacer, lo que realmente sé hacer y lo que necesitan los islandeses. Desde el primer momento de este nuevo proyecto tuvo claro que parte de su actividad iba a estar vinculada a Zafra y, más concretamente, a la organización de estancias para que jóvenes islandeses vinieran a tierras extremeñas para aprender el idioma español. Desde entonces cada verano, a finales del mes de junio, un grupo de 30 chicas y chicos islandeses, de 14 a 18 años, viene para pasar 3 semanas en Zafra, para hacer una inmersión en el idioma (4 horas al día) y también para formarse en liderazgo personal.

Margrét Jónsdóttir en el Parador de Zafra
Margrét Jónsdóttir en el Parador de Zafra

Una de las características de estos campamentos es que los jóvenes están alojados en casas particulares de Zafra. Al principio nos costó un poco encontrar familias para acoger a los islandeses –comenta Margrét-, pero ahora va resultando más sencillo. Buscamos familias normales, porque los que queremos es que las chicas y los chicos experimenten la vida cotidiana de una familia española. Las familias, que deben tener hijos de edades similares a los islandeses, no cobran por el alojamiento –aclara- porque hay un beneficio mutuo. Los hijos reciben durante este período un curso intensivo de inglés y, además, tienen la práctica diaria en casa con el chico o la chica islandesa con la que conviven. Unos y otros no tienen más remedio que vencer la inhibición que les produce hablar una lengua extranjera. Ya digo que la acogida está siendo increíble y las familias españolas no repetirían si la experiencia no fuera positiva y vieran un beneficio. Lo único que pedimos es alojamiento y brazos abiertos. Margrét nos señala que cualquier familia que pudiera estar interesada, puede dirigirse a la persona que coordina los campamentos en Zafra, Eva Arenales, al correo eva@mundo.es

Cultura, educación, entrenamiento y diversión son las claves del trabajo de MUNDO, por eso la formación de estos jóvenes islandeses se completa con excursiones semanales a diversos puntos de Extremadura, como Mérida o Badajoz; o a otros lugares de España, como Córdoba, Sevilla o alguna playa del sur. Otra cosa que tienen que hacer estos jóvenes ­–explica Margrét- es un plan estratégico de sus vidas para los próximos 6 meses. A sus edades 6 meses es mucho tiempo, en una etapa con muchos conflictos y cambios, y hacer este plan les ayuda a ponerse metas y a priorizar, por ejemplo en temas como la alimentación y la salud.

El buen funcionamiento de los campamentos de Zafra, ha llevado a extender la experiencia a otra localidad española, Aranda de Duero, en la que se repite la experiencia con otro grupo de islandeses en fechas inmediatamente posteriores a las zafrenses. Y otra opción que también está abierta es la acogida durante todo un año escolar de alumnos islandeses (en este momento hay 13 en toda España), normalmente para cursar bachillerato.

Convivir y compartir es la mejor forma de conocer otras culturas, más allá de la simple visita del turista ocasional. Margrét Jónsdóttir lo sabe bien y con su experiencia quiere contribuir a ampliar la visión del mundo de jóvenes de Islandia y de Zafra. Sjáumst!